CLAROSCURO. PILAR PEQUEÑO

El claroscuro es la técnica que desarrollaron inicialmente los pintores italianos y flamencos en el siglo XVI y que alcanzó su madurez en el Barroco, un sistema de análisis y valoración de la luz en el desarrollo de una obra.

Bajo esta premisa, la artista Pilar Pequeño ha querido utilizar este término para nombrar al trabajo con el que inaugura exposición en esta edición de Photoalicante, Claroscuro, una muestra que destaca la importancia que ha tenido para la arista siempre la escena lumínica, el elemento más importante para sus composiciones. 

Hasta llegar aquí Pilar Pequeño comenzó con su trabajo Invernadero (1982-1990), origen sobre su trabajo sobre plantas y Naturalezas muertas (a partir de 1993), donde lleva las plantas a su estudio y crea naturalezas muertas, trabajando siempre con luz natural. 

Invernadero1982-1990- Fue el origen de mi trabajo sobre plantas. Son tomas muy cercanas en las que juego con esa proximidad, y con la fragmentación de la escena y la visión distorsionada de las plantas a través del plástico cubierto de rocío; así potencio la ambigüedad y la sugerencia, que hace que  las imágenes rocen la abstracción.  

Naturalezas muertas. Es a partir de 1993 cuando llevo las plantas a mi estudio y creo naturalezas muertas, trabajando siempre con luz natural.

En la naturaleza muerta no es posible que se dé, que surja, momento decisivo alguno, hay que crearlo, analizando el sujeto, buscando el encuadre apropiado, modificando la luz para destacar las formas, los volúmenes, y los  contrastes necesarios entre las luces y las sombras. Es muy impórtate analizar cómo afectan los cambios de luz, no solo al elemento principal, sino también a la totalidad de la composición de la obra. 

El agua, que ya aparecía en la serie de invernadero, es un elemento fundamental en este proyecto. A veces es solo una gota en el pétalo de una flor, en otras,  introduzco un elemento de cristal con agua en donde se encuentra la planta. Las tomas están realizadas de forma que se pueda ver, además del efecto de la luz sobre la planta, el cristal y el agua, las sombras y luces, y los reflejos que producen sobre las superficies que la rodean.

 Hasta llegar a las plantas sumergidas, donde  estas se encuentran, total o parcialmente inmersas en el agua , y tomadas muy cerca para que no se vean los límites del recipiente. En su desarrollo, juego con los efectos que produce la luz sobre las plantas, vistas a través de dos pantallas transparentes, el cristal y el agua. La  superficie del agua aparece muchas veces en la composición, y es en esa superficie donde la imagen se transforma, se refleja, y se duplica, creando un mundo de luces y sombras que hace que no se sepa dónde está la planta y donde su reflejo.

Las obras de esta muestra, son fotografías analógicas en blanco y negro . A partir de 2009 incorporo el color en la fotografías de naturalezas muertas.  

He  elegido una imagen de esta segunda etapa, para mostrar como sigo  utilizando, también con el color, el análisis y valoración de la luz como parte fundamental  en la creación de mis obras. Es una fotografía realizada en 2018, que pertenece al trabajo preparatorio de la exposición Doce fotógrafos en el Museo del Prado. 

Pilar Pequeño 



https://pilarpequeno.com 

 

PILAR PEQUEÑO
CLAROSCURO 
15.03.20 a 1.06.20
Santamaca Art & Design
C/ Villavieja, 1
Lu a Vi: 10:00 a 14:30 – 18:30 a 20:30

Deja un comentario